Hasta que hablen las estrellas


Exposición de poesía visual: censurada.

Fecha prevista de inauguración: agosto 2017.

Galería «Raúl Martínez» del Centro Provincial de las Artes Visuales (Ciego de Ávila, Cuba)

Con todo listo para realizar esta exposición, intervino el Director del Sectorial Provincial de Cultura en la provincia Ciego de Ávila y decidió que la muestra nunca se inauguraría.


Denuncia de la censura publicada en el blog Hombre en las nubes:


«Prohíben mi exposición de poesía visual»

Tenía la aprobación del Consejo Provincial de las Artes Plásticas de Ciego de Ávila y se realizaría en la galería Raúl Martínez, del mismo Consejo.

Yo había entregado la carpeta de obras, los archivos digitales, hacía mucho tiempo, exactamente el 26 de abril de este año. El Director del Consejo, el artista Bárbaro Toranzo, personalmente me había transmitido la aprobación de los especialistas, ya había un curador asignado a la muestra, y hablamos de posibles fechas inmediatas. Con ellos había valorado incluso, facilitándoles su trabajo, cambiar el título original de la exposición: «Desechos humanos». Luego, publiqué en mi blog un anuncio de que pronto quedaría inaugurada.

Pero, entonces —según el Director del mencionado Consejo—, intervino el Director Provincial de Cultura, Virginio Menéndez Moro, quien pidió que le llevaran las obras a su oficina para valorarlas. Desde entonces, cada vez que yo acudía al Consejo ubicado en el bulevar avileño, obtenía respuestas de este tipo: «Aún no hay respuesta», «dice que están esperando por alguien más», «dice que todavía no hay una decisión», «yo no sé qué pasa, porque nosotros lo vemos todo bien».

En un momento, Bárbaro hasta creyó sentir un matiz positivo en un comentario del Director o de su secretaria y me pidió que imprimiera las obras de acuerdo con los formatos acordados, para montar todo en menos de una semana, pero le previne que una inversión tan cara yo prefería no hacerla sin antes tener una fecha comprometida. Ya un importante intelectual cubano (Víctor Fowler) había escrito las palabras del catálogo, que también yo había entregado a la institución.

Hasta que, finalmente, he recibido la confirmación de que mi exposición nunca será permitida.

El Director del Consejo me lo comunica visiblemente contrariado, y yo creo en parte de su angustia, pues se parece a la mía y a la de muchos.

Hasta aquí me he limitado a describir sucintamente los hechos. Desde que entregué mis obras y hasta lo que va de agosto, han pasado más de cien días. Claro, de yo seguir haciéndome el despistado, quizás el proceso de censura se habría prolongado otras 500 noches. Siento el deber de hacer público este hecho.

Con el proyecto de esta exposición censurada, obtuve el premio de una beca de la embajada de Noruega. Estaría para mí de más agregar que yo no soy súbdito en el feudo de ningún funcionario o mandamás vitalicio, así que no espero explicaciones que no me hacen falta ni tampoco un permiso para existir y expresarme.

Actualmente solo busco en mi mente alguna alternativa al despotismo de allá afuera, que en definitiva mi vida no ha sido otro desafío, y me trato de imaginar algún espacio libre como una grieta donde exponer en el futuro mis poemas visuales.

Sólo a Dios le pido: fuerza y fe, para mí y mi familia.

Ciego de Ávila, Cuba, 12 de agosto de 2017.


Hice nuevos proyectos alternativos para realizar mi exposición censurada en un espacio privado, fuera del control estatal. La idea era transformar mi casa en una galería. Y, para quienes no pudiesen llegar, porque probablemente habría policías apostados en la calle que no lo permitirían, planifiqué una página web que sería una versión digital de mi hogar intervenido, con fotos, videos, audios, por donde el público podría «moverse libremente». Aunque busqué apoyo para este proyecto, tampoco pude realizarlo.


DEL PROYECTO ALTERNATIVO:

Fundamentación: Como solución a la imposibilidad de exponer mi poesía visual en una galería oficial, en una institución del Estado, manipularé las habitaciones y los muebles de mi casa, convirtiéndolos en artefactos poéticos. Además, también expondré otras obras para ver-tocar-oír-oler-leer en mis habitaciones privadas, todo lo cual se documentará y subirá a un sitio web.

La casa-galería y su doble, el sitio web, abrirán al público durante dos meses, desde el 10 de octubre (fecha en que Carlos Manuel de Céspedes le dio la Libertad a los esclavos en el ingenio La Demajagua, inicio de las luchas por la libertad de Cuba) hasta el 10 de diciembre (Día internacional de los Derechos Humanos).

Remodelación de las habitaciones: La página de Inicio del sitio web será un plano de mi casa. Portal jardín cerrado: memoria de la identidad afectiva. Sala: plaza cívica. Cuarto uno: centro de autocensura intelectual del yo. Baño: templo de limpieza espiritual. Cuarto dos: fantasías emotivas del viaje. Cocina-comedor: Identidad material y corporal.


Ejemplo de obra uno:

«Declaración del ciudadano artista autista».

Poema visual en forma de manifiesto literario, pero hecho a partir de collages, dibujos (globos al estilo de comics), onomatopeyas y otros signos alusivos a: ruidos de la calle, golpes, candados, discursos, recortes de prensa. Entre estos fragmentos, se entreveran pensamientos inconexos del artista, reflejo de su pensamiento interno, alusivos al miedo a expresarse, dudas y deseos reprimidos. Tema: inviolabilidad del espacio individual y privado.


Ejemplo de obra dos:

«O-ración».

Intervención de la taza del retrete, blanca, aludiendo irónicamente al proceso de limpieza espiritual. Una letra O dorada está dentro de la taza, a ella quedaron atadas las letras R y O, rojas (forman ORO: metal precioso, y forma presente del verbo orar), flotando en agua. Al levantarse la tapa, sin embargo, esta es una letra C negra (forman la palabra CORO) y, por último, al lado aparece una botella de lejía de uso común en Cuba, en que se lee: CLORO. En video-poema, se ve el proceso de conjunción de estas letras mediante performance en que el artista se desnuda para entrar al baño, se quita el crucifijo, un anillo, el reloj, el carnet de identidad, los zapatos, la ropa, todo lo «impuro», y entra al espacio más íntimo de la casa a orar, se sienta a orar-pujar en la taza, contraído, mientras se escucha de fondo (afuera) el himno nacional, y al final «descarga».



Poema visual «La palabra abedul»


Con esta muestra de artesanías locales se ocupó la galería en la fecha prevista para la exposición censurada.