Exhortación a los que han armado su hoguera junto a la nieve


(Fragmento)


3

Afuera un lirio mitad monedas sobre mármol

mitad ciervo azorándose en las heridas dobles

por donde huye el perdón.

Un lirio se desgaja,

llueve, repite sobre mí

el miedo indestronable.

Todo oro desdoblado entre la muerte

es un ágora húmeda.

Agrieta en sus adentros la copa numerosa

alzada por el árbol. 

Vigía devuelto por las olas.

Nunca acepta

abrirse a otro vino de alas.

Hora de aluvión muda.

Tierra firme es el gallo.

A veces se rebelan y nos muerden las tardes.

Tibias frutas que evoquen quizás dulces inviernos

donde un rostro sonoro desempolva las islas.

Junco en el ayer, túnel. Culpa, alegre sonaja.

La garganta de tantas

semillas, se desgaja.


4

Todo peldaño

hacia aquel mi centro en desbandada

tunde el sol de la sangre.

Bordes de las manos que se sueltan,

colmas. Albatros sobre verdes desfiladeros.

Echamos por la borda

nuestros pesados nombres.

Toneles de sed.

Las arrias que trafican

el agua de los ojos.

La noche polar fundida en los altos

riscos de la memoria.

Silencio, estrella cuarteada.

Nostalgia de unos ojos blancamente

bajados a la tierra con violencia.

Como un eco el ángel

gira sobre sí mismo.

A lo lejos un día amanecemos.

A las alas del mar juntar los remos.


En: Antología de la poesía oral, traumática y cósmica de Ileana Álvarez y Francis Sánchez (Frente de Afirmación Hispanista, México, 2017).