Ángel Santiesteban

«Francis Sánchez, escritor avileño, al que he acompañado por años en su desarrollo intelectual, y luego, ese llamado de su conciencia a expresar sus sentimientos políticos. Para ello, ha enfrentado la férrea crítica gubernamental, más ácida en provincia que en la capital, al estar más aislados de los medios internacionales y con menor cantidad de activistas por los Derechos Humanos. Por ello, ha tenido que navegar al pairo y contra la corriente en la mayoría de las ocasiones.

Ha sido grato saber que –a pesar de las presiones de la Seguridad del Estado, el Partido Provincial del gobierno y la marginalidad cultural de los funcionarios que dirigen esa dependencia– Francis haya continuado su llamado de conciencia, resistiendo la tensión de saberse –como en una cuerda floja– en el filo de la navaja, y ha expuesto su obra “Cicatrices”, en la casa galería de los artista y defensores de los derechos humanos, Luis Trápaga y Lía Villares».


«Escritores hartos de mediocridad», en el blog Los hijos que nadie quiso, marzo de 2015.