Archivo de la categoría: Sociedad

¿Deprimidos pero contentos?

Cuba es el segundo país con más altos niveles de depresión en Latinoamérica, solo superado por Brasil. Las estadísticas aparecen en un informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) dado a conocer en Ginebra. De dicho informe, paradójicamente, este es el dato omitido por publicaciones cubanas que se han hecho eco.

El discurso estatal, quizás no sabe manejar bien este récord, como el otro que nos sitúa entre los países con mayor tasa de suicidios. ¿Pero, deprimirse y suicidarse no son, a grosso modo, trastornos típicos de sociedades desarrolladas? También lo es el envejecimiento poblacional. ¿Entonces, por qué no se manejan nuestros índices de depresión, ansiedad y suicidios, de igual manera que se hace con el aumento de la vejez, como “logros” nacionales? Sigue leyendo

El país de las entrañas, entre Casal y Martí

(Foto: exactamente en Dos Ríos)

Casal es como la piedra de toque de la poesía cubana. A su contacto, cada cosa muestra el núcleo de sus propiedades y compromete su esencia. Acercarse a su fibra, es penetrar el flujo y reflujo de savias que entran y también salen desinteresadamente de la literatura nacional, no solo en el origen de la conciencia y los mitos poéticos que se fundan en el siglo XIX. A su muerte, siguió una oleada de poemas, comentarios y memorias que aparecieron en La Habana Elegante y otras publicaciones. Hay todavía quizás un interés que no es tan velado en Lezama, cuando se propone la tarea de vivir en su cercanía y comprensión, y es el de dialogar con las personalidades mayores que acompañaron a Casal a través de un largo paseo en busca de su secreto. Hay, a través de la obra toda de Lezama,  un significado y una función relacional del mito Casal. […] Sigue leyendo

¿Por qué estoy (otra vez) “en las nubes”?

Re-abro este blog donde publicaré mis ideas sin censura. Han pasado años desde octubre de 2010, cuando empecé “Hombre en las nubes” y después de cinco meses me vi obligado a dejar de actualizarlo. A todos los blogueros, en Cuba, se nos acusaba entonces de “cibermercenarios”, ¿alguien lo recordará? Decir “bloguero” —con el sentido de autodeterminación y espontaneidad que suponía esta práctica fuera del control estatal— causaba más miedo que decir “zombi” (en la película Juan de los muertos, del mismo año, hay una escena muy ilustrativa que ha quedado como testimonio.) Sigue leyendo